Yo, la más indigna y menos de sus esclavas. Vida de sor Rosalía Mancusa